¿QUIÉN TEME AL POSMODERNISMO ?

¿QUIÉN TEME AL POSMODERNISMO ?

16,00 €
IVA incluido
Disponible en 2 días
Editorial:
NUEVO INICIO EDITORIAL
Materia
Filosofia y pensamiento actual
ISBN:
978-84-124703-5-2
Colección:
AREOPAGOS
16,00 €
IVA incluido
Disponible en 2 días

El crítico de cine y profesor Juan Orellana expresa así su opinión sobre el libro: “Me ha encantado el libro. Me ha parecido muy interesante, sugerente y novedoso, amén de nada acomplejado. Ignoro si en el ámbito católico hay quien dialogue con tanta frescura con estos padres de la posmodernidad. El uso que hace de las películas me parece un acierto pedagógico espléndido, ya que son de verdadera ayuda para la comprensión de los autores analizados. La única dificultad que encuentro es que, como católico, me pierdo en las referencias a la “Iglesia emergente”, la Radical Orthodoxy y toda esa constelación de realidades de las que soy completamente profano. Intuyo en muchos momentos que las conclusiones que J. K. A. Smith saca en cada capítulo no serían idénticas a las que sacaría un católico, aunque también percibo una gran sintonía de fondo, y esto es lo más interesante. Se me antoja que un diálogo de esos autores con el catolicismo, similar al que ha hecho Smith en el marco reformado sería aún más interesante si cabe. Para él ocupa un lugar casi hegemónico la Escritura, probablemente minusvalorada sin querer por muchos católicos. Pero si en sus ecuaciones incluimos el magisterio, la autoridad jerárquica, y sobre todo la comprensión católica de la encarnación, imagino que el diálogo con Lyotard, Derrida y Foucault se vuelve aún más fecundo. En cualquier caso me ha resultado apasionante. Lo que sí veo es que el lector de este libro debe tener mucha claridad sobre el terreno que pisa. Es decir, debe tener clara la identidad protestante del autor, porque si no puede acabar haciéndose un lío con ciertas cosas. En fin, no se me ocurre qué pega se podría poner para publicar este libro. Y si se las ponen provendrán de los que se han autoerigido en guardianes de la verdad “objetiva”, que dirán que nos hemos sucumbido al relativismo y bla, bla, bla... Lo malo es que cada vez hay más gente en la caverna”.